salvatierra-agurain

Arboles singulares de Alava – Santa Elena

Arboles y bosques singulares de Alava– Montaña y Llanada alavesa 

IMG_3255

 

LLanada y Montaña Alavesa

Tanto en la Llanada como en la Montaña Alavesa se encuentran algunos bosques y árboles singulares especialmente bellos, algunos por viejos, otros por grandes y hermosos y otros por sus historias, pero todos siguen fascinando a todos los que los vistan. Son monumentos vivos que superan la corta existencia de los hombres, cuyas generaciones pasan bajo su sombra y su protección.

 

Así como algunos árboles simbolizan para el pueblo vasco una relación profunda con la naturaleza y los antepasados. En algunos lugares de Álava como el Valle de Arana, la veneración por el bosque llega hasta el punto de celebrar una fiesta en el mes de mayo, ligada concretamente a un haya bajada del monte que se entroniza en un lugar alto del pueblo. O en Agurain donde en vez de celebrar las hogueras de San Juan se planta un chopo en medio de la plaza de la Villa, como antigua connotación ritual totémica a la divinidad primaveral o de los árboles, para fertilizar la tierra.

agurain_20316_11

“Lertxuna” ó árbol de San Juan de Agurain

 

Cada año se selecciona el árbol más grande y este árbol de San Juan de Agurain es cortado y trasladado a las doce de la noche a la Plaza a hombros de los mozos. Para facilitar la operación de alzado se utilizan dos sogas y una escalera o dos troncos cruzados y en su copa se coloca una ikurriña. Después de unas maniobras lo levantan y apoyan su base en un agujero. Empujando los mozos con cada una de las sogas el tronco se levanta. Unos empujones más y el tronco se hunde en el suelo.. ya está clavado en medio de la Plaza de San Juan cimbreando verticalmente.. Después a cantar y saltar a su alrededor:

Por San Juan van y van y vienen,

Por San Juan vienen y se van

Ya pronto viene San Juan.

 

Ya es San Juan, La noche de San Juan- Según algunos antropólogos, esta ceremonia o parecida se hace o se hacía en muchos lugares del norte de Europa: Cantabria, Euskal- Herria, Cataluña, Alemania, etc..

fuero-desan-vicente-11

Este árbol en euskera será “lertxuna” ó Donibane Arbola y tiene alguna relación con el “Mayo” que se coloca en algunos pueblos del Valle Arana o de las Ameskoas el día 3 de dicho mes y que se yergue hasta la Cruz de Septiembre. Su origen: las fiestas gentiles de primavera y su pervivencia hasta las de la cosecha (en Agurain hasta la fiesta de la Degollación del Bautista, cuando se prendía el fuego el 29 de Agosto)

Los ritos asociados con el solsticio de verano, cristianizados en la fiesta de San Juan, tienen profundas reminiscencias precristianas, relacionadas con el agua, el amanecer, o lo que es lo mismo, la luz del sol, el árbol, el mundo vegetal y el fuego, también símbolo del sol. Es decir, evidencian cómo el agua y el sol propician el desarrollo del mundo vegetal.

Si los romanos creían que el sol se paraba en el momento del solsticio, los antiguos vascos afirmaban que al amanecer de ese día podía vérsele salir bailando por el horizonte. En algunos pueblos de Euskadi, existía la costumbre de llevar a las iglesias, como ofrenda en el día de San Juan, flores y frutos para que el cura los bendijera. Con aquellas flores se adornaban después las casas.

También se llevaban helechos y otros vegetales, los cuales, una vez bendecidos, se quemaban durante las tormentas, en la creencia de que el humo que salía por la chimenea las amainaba. Se creía que el espino albar bendecido servía de pararrayos, así que se colocaba en las esquinas de las casas y en los cercados, para que protegiera del rayo a las personas y a los ganados.

A las ramas de fresno y de avellano también se les atribuía ese poder, lo mismo que a la flor del cardo, eguzkilore, que se clavaba en las puertas de las casas.

DSCN5292

 

Porrondoko – Gabonzuzi

En la antigüedad en nuestra Villa se celebraba la costumbre del “Porrondoko” que significa porra o tronco grande.
Según cuenta la tradición se cogía un gran tronco que no valía para hacer astillas y se le destinaba para la lumbre durante la cena de Nochebuena, la familia estaba pendiente que no se quemara del todo y una vez acabada la cena se le apartaba y se guardaba porque según la tradición a este tronco que había ardido durante la Nochebuena se le atribuían virtudes eficaces contra las grandes tormentas.

Este trozo de “Porrondoko” se guardaba durante todo el año, porque si en los momentos de tempestad había un trozo, éste según la tradición desarmaba y eliminaba la tormenta.
También según  José Miguel Barandiaran, ”…el “Porrondoko” es un tronco de árbol que en muchos pueblos colocaban en el fogón de Gabonzuzi (Tea de Nochebuena) en algunos hogares de Laudio y Agurain ardía hasta Gabonzar o última noche del Año, mientras la familia hacia Gabon recordando alegremente la natividad de Cristo, adquiriendo virtudes especiales cuando amenaza tempestad, el “Porrondoko” vuelve al hogar y al encenderse de nuevo, la desarma, desvanece y conjura” (año 1922).

 5

 

 

Árboles singulares  en la Sierra de Entzia y Montaña Alavesa

En la Sierra Entzia existen grande bosques de hayas en la parte alta y zonas de robledales en la zona de la Barga , bosque de fresnos en Santa Teodosia, existen tejos  junto a las neveras de Contrasta, hay varios ejemplares, algunos de soberbio porte.  Su acceso no es muy sencillo desde el Alto de San Cristobal o en los pastizales de Kortagaina.  Allí se puede dejar el coche y subir por una pista en un sencillo y agradable paseo.

impresionante-ejemplar-de-haya_62063375

 

Algunas veces nos hemos preguntado que son árboles singulares. Se trata de ejemplares de árboles que por sus características extraordinarias o destacables (tamaño, edad, historia, belleza, situación, etc) merecen una protección especial, sean o no autóctonos. En Euskadi hay sólo unos pocos repartidos por todo su territorio. Desde tejos, encinas ,abetos, ginkgos, secuoyas, hayas, robles, magnolios.

Creo que es otra excelente manera de acercarse a la montaña. En algunos listados, se incluyen incluso las coordenada geográficas de cada ejemplar para no perderse en su búsqueda.
La mayoría se encuentran en lugares montañosos, pero los hay también zonas urbanas.

Quizás la única pega que le encuentro a la lista es que su elaboración se remonta a los años 1995 y 1997, hace casi dos décadas en las que se echa en falta una actualización del catálogo.

Estos son algunos de los bosques y árboles que hemos encontrado  en la Llanada y Montaña Alavesa y que a nuestro parecer cumplen con las características para ser declarados como árboles singulares o por lo menos ser protegidos.

IMG_3252

1 – Hayedo de Santa Elena – Onraita

 

Una de las rutas imprescindible de las Sierras de Entzia e Iturrieta es la comprende desde el Puerto de San Juan hasta los Puertos de Luzkando pasando por Santa Elena y Soil.

 

Si el tiempo nos acompaña son recorridos que nos permiten admirar paisajes y montes centenarios, las hayas de Santa Elena están enclavadas entre las cumbres de ésta y el Puerto de Luzkando, tímidas ante los paseantes, se esconden las retorcidas hayas de éste paraje de la Sierra de Iturrieta. Sus tenebrosas formas, brazos retorcidos y grandes dimensiones bien merecen una visita.

IMG_3243

Centenares de ramas brotan de los troncos, desfigurando, en ocasiones la forma original del árbol. Todo el recorrido transcurre por el PR-A-73. Partimos del pueblo de Onraita dirección Norte, adentrándonos poco a poco en un denso hayedo entre rocas y cogiendo altura- Una vez terminada la subida cogemos el desvío hacia la izquierda, siempre siguiendo el PR. Pronto llegaremos al monte Soila, con unas espectaculares vistas sobre la llanada- Alavesa.

 

Seguiremos hasta la cima de Santa Elena, para lo cual hay que seguir los hitos de piedra alejándonos un poco del cortado y haciendo parte del camino sobre una ladera en pendiente.

 

Atravesamos una valla metálica y nos adentramos de nuevo en el bosque hasta llegar a un hito de piedra que marca la cima. Los siguientes 100 metros son los más espectaculares de la visita. A la izquierda del camino ocultas entre vegetación van a apareciendo un conjunto de hayas retorcidas y de extrañas formas y gran porte.

 

Al llegar al Puerto de Luzkando viramos a la izquierda y comenzamos poco a poco el descenso hacia el Sur. Tras pasar una balsa artificial, que dejamos a nuestra izquierda, cogeremos el camino de la izquierda que nos lleva de nuevo a Onraita sin abandonar nunca el PR-A-73.

IMG_3256

Soil (1.106 m). y Santa Elena (1.109 m).

 

La ascensión al Santa Elena es una ruta sencilla y agradable que atraviesa el puerto de San Juan y permite gozar de una visión privilegiada de la Llanada

Parzonería de Entzia. Montes de Iturrieta (Álava).

Onraita es, con sus 962 metros de altitud, el pueblo más elevado de Álava. Sin necesidad de entrar en la localidad, se deja el vehículo junto a una charca muy característica por sus algas verdes flotantes, situada junto a la báscula para pesar camiones. Desde allí arranca el camino, frecuentemente embarrado por el paso de ganado, que accede poco después a otra senda procedente del pueblo.

Continuamos (derecha) hasta llegar al poco tiempo a una barrera metálica de color verde. Tras atravesarla nos dirigimos en ligero descenso hasta una vaguada por la que continuaremos monte arriba, hacia el norte, para desembocar en el puerto de San Juan (0h.20′), antiguo paso clave entre los pueblos de la Llanada y la Montaña alavesa. En concreto, al puerto de San Juan se asciende desde Eguileor. Un monolito de piedra, con la figura tallada de una cruz, señala el lugar donde se ubicó la ermita de San Juan, de la que no queda ni rastro. Desde el puerto avanzamos hacia la izquierda, para encontrar enseguida la cruz (verde) erigida en 2004 por el club Manu Yanke en su recuerdo.

Se prosigue el cresterío al pie de los cortados de la vertiente norte y pronto aparecen algunas de las losas del dolmen de San Juan, en mal estado de conservación. Avanzamos ahora hacia la cota llamada Adaleku, cubierta por el hayedo, y, poco después, se asciende a la despejada cumbre de Soil, desarbolada y que hace honor a su nombre, que significa ‘Pelado’ (0h.45′). A partir de aquí, una amplia vista de la Llanada alavesa y las cumbres de las sierras de Elgea, Urkilla y Altzania nos acompañará hasta la cima de Santa Elena (1h.00′), uno de los montes alaveses más interesantes para vuelo con parapente, con 480 metros de desnivel hasta la Llanada. Está enclavado en esta sierra conocida como Iturrieta, perteneciente a la denominada Parzonería de Entzia.

IMG_3244

Un vértice geodésico, el buzón del Manuel Iradier y una cruz con una placa que recuerda la ermita de Santa Elena, que allí existió y desapareció entre los años 1764 y 1784, ocupan la cumbre. Es hora de detenerse y contemplar el amplio panorama abierto sobre la Llanada alavesa, con Agurain – Salvatierra en primer término.

De nuevo en marcha, caminamos por el cresterío tan sólo un minuto. Son 100 metros hasta encontrar un estrecho sendero que se orienta hacia la izquierda, mucho antes de descender al puerto de Luzkando, a nuestros pies, por el que se baja al pueblo de Alaiza, punto de inicio de una ruta de mayor desnivel y dureza que la que hemos seguido.

IMG_4505

Siempre por el camino, pasaremos junto a un haya de gran porte para, poco después, alcanzar una barrera que hay que cruzar y continuar el descenso. Existe allí un panel informativo sobre las condiciones de vuelo en parapente de Santa Elena. Próxima queda la balsa Sarributxi, junto a la cual se toma una pista forestal que se dirige (izquierda) al pueblo de Onraita. Cinco minutos después desemboca en otra pista por la que continuamos, nuevamente a la izquierda, hasta estar de vuelta en el pueblo (2h.00′).

Hemos cubierto una distancia total de seis kilómetros, en un suave paseo asequible para cualquier persona por su escaso desnivel, ideal para efectuar una excursión familiar, muy adecuada cuando el hayedo cobra vida en primavera.

DIEGO ARRIARAN

JOSEBA LOBERA
J. RUBINES
M. VILLOTA

EL CORREO

DIARIO DE NOTICIAS ALAVA

ZAZPI RUIZ DE INFANTE

KEPA RUIZ DE EGUINO

Pagozuri

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: