salvatierra-agurain

Brujas y Brujerias (III)

BRUJAS     Y      RONDAS      NOCTURNAS

Por oír misa y echar cebada no se pierde la jornada.

José Miguel de Barandiaran en su libro Brujería y brujas. Testimonios recogidos en el País Vasco insertó la siguiente variante de una leyenda de brujas de la zona de Agurain que sacó de un manuscrito inédito del también insigne erudito D. Federico de Baraibar que le había sido proporcionado por D. Carlos de Baraibar, digno continuador de la labor de su ilustre tío.

La leyenda está escrita a continuación de otros datos folclóricos recogidos en los alrededores de Salvatierra.

Se halló en una carpeta que contenía escritos de los años 1870 al 1874 y dice así:

“Dos arrieros apostaron sus mulas sobre el refrán “Por oír misa y echar cebada, no se pierde jornada”. Uno oyó misa, el otro no. Este adelantó muchísimo a su amigo, que perdió la jornada y por tanto la apuesta. Cuando volvía triste a su casa, le sorprendió la noche y se perdió en el monte.

salvatierra-agurain
Dibujo del akelarre con el sapo, dibujo de Landa

No sabiendo donde cobijarse, se subió a un árbol, y al dar las doce de la noche, vio que del tronco salían muchas brujas y bailaban alrededor del diablo besándole en “salva la parte”. Cuando se sosegaron dijo una de ellas.

  Amigas ¿Sabéis lo que pasa  a la Infanta María que es tan orgullosa?
  “No” , contestaron las demás
  “Pues bien, fue el otro día a comulgar y se le cayó un pedacito de la hostia y como es tan orgullosa no quiso “abajarse” a cogerlo, y vino un sapo y se lo llevó a la boca. El sapo está debajo de la sepultura de la infanta y ésta está a la muerte y no saben que mal tiene y hasta que no maten el sapo no curará.

Después que se marcharon las brujas, el arriero fue al palacio del rey y curó a la infanta y le dieron mucho dinero.

El otro arriero cuando se enteró de cómo había obtenido éste el dinero subió al monte y se escondió en el mismo árbol. Más las brujas, que sospechaban porque se había puesto buena la infanta, que alguno las escuchaba, registraron todo, lo descubrieron y lo mataron a arañazos y pellizcos.

De modo que así se ve cómo:
“Por oír misa y echar cebada
No se pierde la jornada”

Viejas leyendas de Salvatierra- Agurain
José  Miguel Barandiaran – Brujería y Brujas

Edita: Kepa RUIZ DE EGUINO

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: